Tipo de averías que puede tener un turbo y como repararlo

Los turbocompresores son uno de los elementos más sofisticados del motor dado a su exigente régimen de trabajo: giran a velocidades muy altas y reciben los gases de escape que están a altas temperaturas, si esto no fuera suficiente, existe una gran descompensación de temperaturas entre la turbina y el compresor. Pese a todo esto, su diseño y los materiales empleados en su construcción han evolucionado para lograr una gran robustez y durabilidad. Tanto es así que en nuestros días se han extendido prácticamente hasta reinar en el mercado de motores diésel.

A partir de este punto podemos deducir que las averías más comunes de un turbo compresor se producen por fallos en la lubrificación.  Tanto por defecto como por mala calidad del aceite lubricante empleado.
Otra de las causas son los restos de carbonilla que bloquean las partes móviles de la geometría variable.
El tercer principal motivo es el tipo de uso que le demos, las “manos” del patrón del barco, si le hace trabajar demasiado estando el motor en frío.

Desgaste del carrete del turbo

El turbo no utiliza rodamientos porque no soportarían las elevadísimas velocidades de trabajo. El eje gira sobre cojinetes de deslizamiento,  entre ellos dos debe haber una fina capa de lubricante que evita las rozaduras y el desgaste. Estos casquillos pueden ir perdiendo hermeticidad y producir fugas. El aceite se filtra a la admisión del motor y genera ese humo azul por el tubo de escape que quema el exceso de aceite.
Además del color azul característico del humo de escape por la popa del barco, notaremos que aumenta el consumo del aceite.

carrete_turbo

 

Entrada de “cuerpos extraños” por la admisión del turbo

Si no instalamos el filtro de aire correspondiente y llevamos un mantenimiento adecuado pueden entrar cuerpos extraños en la admisión. Estos se desplazan a gran velocidad hacia la turbina o el compresor y causan roturas en las ruedas del turbo o los álabes de la geometría variable. En caso de roturas el turbo puede detenerse y dejar de funcionar o seguir haciéndolo con vibraciones hasta romperse totalmente.

alabes_turbo_averiados

 

 

Holgura del eje

Los extremos de las palas de la turbina se pueden quebrar porque el eje se desequilibra a causa del desgaste por rozamiento. Los trozos se desplazan a los cilindros y esto produce averías aun mayores.
Debemos estar pendientes de la detección de ruidos anormales durante la navegación a motor.

 

Geometría variable agarrotada

Los motores marinos diesel pueden llegar a generar un exceso de carbonilla y esto puede hacer que se pierda el control de la presión de soplado. Podemos detectar esta incidencia si el motor se pone en modo de seguridad y salta el aviso de fallo de motor en el panel de instrumentos.

 

Fallo de la válvula de descarga “wastegate”

Ya sea bien por desgaste o por la entrada de cuerpos extraños por la falta de filtro de aire o por roturas en otras piezas del motor que el turbo marino las absorbe, se puede perforar la membrana que acciona el sistema de control de presión. La válvula se abre y genera una presión de soplado irregular. Notaremos una caída del rendimiento del motor, ruidos anormales durante la navegación y en función del sistema de seguridad de la instalación se enciende un testigo en el panel de control del motor.

 

Fugas de presión

Si al acelerar el motor del barco notamos un silbido más grave de lo normal, y una ligera pérdida de potencia, una de las causas puede ser el desgaste de los manguitos y abrazaderas, que se hayan aflojado o agrietado por los constantes cambios de presión y contacto con el lubricante. Es conveniente repasar el estado del manguito del turbo alrededor de las 1000 horas para barcos que se desplacen fundamentalmente a motor y cada 3 años para veleros. Si observamos que no está en condiciones óptimas se ha de cambiar.

turbo_compresor_geometria_variable2

 

Enlaces relacionados

Qué es un turbo y para qué sirve
Consejos de uso y conservación de un turbo compresor
– Identificación y peculiaridades de un turbo marino

This post is also available in: Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *