Seleccionando el nuevo motor para nuestro barco

La tendencia en los modernos veleros es instalar motores más y más potentes. En esloras de 45 pies, hay veleros que proponen hasta 75 CV y una velocidad de +8 nudos. Es fácil ilusionarse con esta velocidad de ‘motora’ y con una potencia más que holgada para remontar cualquier viento y mar, pero los viejos diseños de casco no lo tienen tan fácil. Y no olvidemos que la mayoría de remotorizaciones se efectúan en barcos con años por su popa.

En los veleros con casco de desplazamiento, la velocidad a motor en nudos está muy equiparada a la eslora de flotación en metros. Al barco le cuesta superar el 75/80% de esa cifra, por más caballos que se instalen en la sala de máquinas. Estos cascos forman una ola de proa a popa y un seno entre ellas. El barco siempre navega en este ‘agujero’, sin salir de él.

Los veleros más modernos, al ser más planos forman menos ola y al tener más eslora de flotación también tienen más facilidad para alegrar la corredera a motor y a vela.

Resumiendo: en los diseños de casco de cierta edad, aumentar la potencia del motor se nota mucho en la factura final (motor, eje, arbotante, hélice…) y muy poco en la corredera.

En nuestro caso, sustituimos un Yanmar 4JH-TE de 55 CV por un Sole Diesel Mini 62 de 59 CV sin tocar la hélice. Un pequeño aumento de potencia reconvertido en 0,4 nudos de plus de velocidad por la hélice Brunton’s de paso auto-ajustable que lleva el barco.

Motor marino Solé Diesel Mini 62

Tampoco es raro el caso de veleros comprados en su día en su franja más baja de potencia propuesta por el astillero. En estos casos, remotorizar es la ocasión para instalar una mecánica más holgada, con la ventaja de que los motores marinos modernos suelen ser más pequeños en tamaño que sus antecesores, lo que facilita su instalación.

¿Qué marca escoger?
Decidirse por una marca u otra de motor para barco parte de una premisa que tranquiliza: No hay motores malos. Todas las marcas son fiables, sus bloques modernos y se adaptan perfectamente a los requisitos de la navegación.

La segunda observación es que tampoco existen los motores marinos concebidos como tales. Todos los motores utilizados en los barcos parten de bloques (a menudo compartidos entre distintas marcas náuticas) diseñados para la industria y/o la automoción. Los fabricantes de motores náuticos marinizan estas mecánicas, adaptando los sistemas periféricos de refrigeración, electricidad, escape, transmisión, etc. a los requerimientos de los barcos. Por lo que partimos de motores que ya nos ofrecen garantías de buen funcionamiento.

Una tercera observación es que el mercado europeo de los grandes astilleros de veleros está dominado por Yanmar y Volvo Penta, dejando menos margen para las demás marcas. Fabricantes como Solé Diesel en España  entraron en el mercado más tarde, por lo que basan su oferta comercial en ofrecer mayor calidad a un precio más competitivo y hacen ofertas especiales para la renovación de viejos motores.

No es solo una cuestión de precio (siempre importante). Hay otros detalles de valor, como los soportes del motor ajustados y adaptados a nuestro Jeanneau que nos fabricaron sobre planos en Solé Diesel para encajar el nuevo Mini 62 sin tocar las bancadas en anchura ni altura, con el correspondiente ahorro en mano de obra que esto supone. Un fabricante de gran envergadura, como Yanmar o Volvo –ambas excelentes marcas-, difícilmente hubiera podido tener este detalle.

La especialización de marcas como Solé Diesel en las remotorizaciones también se hace patente en su completo catálogo de accesorios eventualmente necesarios completar la renovación el motor, desde las hélices que diseñan y fabrican en sus propias factorías, a su stock de ejes de todos los diámetros y longitudes, filtros de agua o filtro de combustible, pasando por las mangueras, bocinas o los distintos colectores de escape. Aparte de asegurar la compatibilidad de elementos, remotorizar el barco mediante un único proveedor permite optimizar el tiempo y las condiciones económicas.

Autor: Enric Roselló – Marabierto
Artículo publicado originariamente en la revista RANC

 

 

Enlaces recomendados

Cuándo remotorizar un barco

Instalación de un motor marino paso a paso

kit mantenimiento motor marino

This post is also available in: Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *