Cambio del líquido refrigerante del motor del barco

Autor: Diego Yriarte

Ya es sabido que la clave de la durabilidad y buen funcionamiento de un motor marino es realizar las tareas de mantenimiento y control con periodicidad. Las principales tareas a tener en cuenta son: cambio del líquido refrigerante, cambio de aceite, cambio de filtros, etc.

Por supuesto estas tareas es necesario realizarlas en el servicio técnico adecuado.

Vamos a ver, paso a paso:

Como se realiza el cambio de líquido refrigerante en el motor de un barco clásico

Hemos tomado un ejemplo difícil, dado que lo ideal es trabajar en una cámara de motores amplia con facilidad de acceso; cualidades que los barcos de vela clásicos carecen, principalmente si se trata de una remotorización, como en el caso del Nerissa. Y más aun, si se trata de un motor instalado en ángulo con respecto a crujía (el eje sale a babor de crujía, no atraviesa el codaste) para adaptarse a una regla de medición de hándicap en las regatas de su época.

Se trata de “Nerissa” un sloop clásico construido en Cantiere Beltrami en 1965, que fue remotorizado con un motor marino Solé Diesel MINI-62 del año 2004.

Cambio_liquido_refrigerante_motor_barco_marino_04

Barco clásico de madera, Nerissa, navegando en Barcelona. Foto: Diego Yriarte

Para empezar es importante tener el manual a mano y haber leído el capítulo correspondiente para respetar los procedimientos, cantidades de reposición de líquidos y detalles no menos importantes  y que a esta altura ya se deben haber tenido en cuenta, como los períodos de tiempo recomendado para cada mantenimiento.

Comenzaremos por la refrigeración que en este motor es mediante  intercambiador  de  calor  por  circulación  forzada  de  líquido  de  refrigerante y es recomendable cambiar cada dos años de uso normal, utilizando el líquido refrigerante recomendado por el fabricante.

Al destapar el compartimento del motor comenzamos por ubicar cada elemento y planificar la maniobra.

Decidimos empezar por cambiar el líquido refrigerante del circuito cerrado contando con una ventaja, este mismo circuito lleva conectado el sistema de calentador de agua y fue más sencillo desconectar las dos mangueras y así interrumpir el circuito y poder vaciarlo. Lo ideal es buscar un sito para ubicar un cubo en la sentina, en el nivel más bajo posible donde llegue la manguera. Si no es posible hacerlo con la propia manguera del circuito habrá que acoplar alguna del mismo diámetro.

Cambio_liquido_refrigerante_motor_barco_marino_01

Colocamos el cubo en el sitio que ocupaba el calentador de agua y al desconectar las mangueras vaciamos el circuito. Foto: Diego Yriarte

Una vez que tenemos resuelto como situar el recipiente para recolectar el líquido, se pone el motor en marcha y el circuito se irá vaciando (no estará tanto tiempo en marcha como para que el motor se caliente) hasta que no expulse más líquido refrigerante.

Cuando acabemos el vaciado, volveremos a conectar el circuito para luego llenarlo con el líquido nuevo. Es importante utilizar el líquido refrigerante marino recomendado para evitar problemas de corrosión y aun más si existiera la posibilidad de congelación, pues la dilatación del hielo podría producir fisuras en las paredes del circuito.

Cambio_liquido_refrigerante_motor_barco_marino_03

Por la parte superior, al quitar la tapa podremos controlar el nivel. Foto: Diego Yriarte

Si bien el manual nos indica la cantidad de líquido refrigerante que hemos de utilizar, a medida que lo incorporemos debemos controlar el nivel. Cuando aparente estar lleno, pondremos la tapa correspondiente y el motor en marcha  para controlar que no haya fugas.

Si hay fugas, evidentemente las repararemos, para luego volver a controlar el nivel; ya que, seguramente habrían quedado burbujas  de aire en el circuito. Si es necesario repetiremos la operación de puesta en marcha hasta controlar que el nivel está completo y estable.

Cambio_liquido_refrigerante_motor_barco_marino_02

Un embudo construido “a medida” facilitará la maniobra de rellenado. Foto: Diego Yriarte

Te puede interesar:

This post is also available in: Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *